La SMDAC después de su fundación

LA SOCIEDAD MEXICANA DE DERMATOLOGÍA DESPUÉS DE SU FUNDACION

Dra. Obdulia Rodríguez Rodríguez

México, D.F. a 9 diciembre de 2011.

1936 fue un año en que se fundaron en México muchas Sociedades Médicas, y cuando dos jóvenes dermatólogos -los doctores Fernando Latapí y Roberto Núñez Andrade- consideraron que debía existir una de nuestra especialidad, y con el apoyo de su maestro el Prof. Dr. Salvador González-Herrejón, convocaron a los pocos doctores que en aquella época se dedicaban a esta rama de la medicina y a otras especialidades afines.

Así el 2 de septiembre de 1936 quedó constituida formalmente la Sociedad Mexicana de Dermatología, A.C.

El acta constitutiva establece que el objeto de la Sociedad es el de: Estudiar las enfermedades de la piel y los problemas sociales que originan, así como divulgar estos conocimientos entre el cuerpo médico nacional, nos consta, que la Sociedad ha cumplido desde entonces con estos propósitos,  y podemos decir que con creces.

Conocí esta sociedad en septiembre de 1945, cuando llegué como practicante (hoy residente de pregrado) al servicio de Dermatología del Hospital General de México,  y el miércoles tuvo lugar su sesión clínica.

Posteriormente, me acerqué a ella el 3 de marzo de 1946, cuando se estableció la Biblioteca de la Sociedad de la que quedé a cargo. No era demasiado trabajo, sólo tenía que solicitar las suscripciones a las revistas y estar pendiente de que llegaran con regularidad. Por otra parte, me ocupaba de llevar los programas de las sesiones a la imprenta y una vez impresos, de enviarlos a los socios.

En aquel tiempo (1945) formaban parte de la Sociedad muchos dermatólogos mexicanos de reconocido prestigio como: Don Jesús González Urueña, Don Salvador González-Herrejón, Don Manuel Cañas, el Prof. Fernando Latapí, los doctores Roberto Núñez Andrade, Ernesto Escalona, Silvestre Rico, Crescencio Ochoa, Antonio González Ochoa y varios extranjeros nacionalizados mexicanos y residentes en nuestro país: Antonio Dubón (salvadoreño), Jorge Millán Gutiérrez (colombiano), Erwin Kunewalder (austríaco) y Don Julio Bejarano (español) catedrático de la Universidad Complutense de Madrid quien por razones políticas, se había trasladado a México.

Asimismo, contaba con médicos que no eran dermatólogos, pero que en su especialidad eran verdaderas personalidades, como los doctores: Mario Salazar Mayén, Javier Robles Gil, Ricardo Sánchez Cordero, Guillermo Montaño y Clemente Villaseñor… oír sus presentaciones, comentarios y, a veces hasta sus discusiones, era para los estudiantes, todo un espectáculo.

Se celebraban dos tipos de sesiones: la ordinaria, los primeros jueves de cada mes, en el salón de actos de la Academia Nacional de Medicina, ubicada entonces en el hoy Palacio de Medicina.

Era un local muy parecido al Paraninfo de la Facultad, y aunque no era muy grande, imponía porque en las paredes que limitaban los sitiales cercanos al presidium, en disposición de “coro”, estaban los retratos al óleo de todos los médicos ilustres que la habían presidido.

Las sesiones clínicas tenían lugar todos los miércoles a las 9:00 de la mañana en un local situado al fondo del pabellón 11 de Dermatología, que en aquella época sólo tenía un piso. A partir de 1947, se efectuaron los terceros jueves a las 12:00 horas en el Hospital General de México, y desde 1972 en el Centro Dermatológico Dr. Ladislao de la Pascua, hasta 1998, y en distintos lugares hasta 2006 en que volvieron al Centro Pascua.

Cuando la Academia Nacional de Medicina se trasladó a su sede actual, las sesiones ordinarias de la Sociedad se celebraron por la noche en el Centro Dermatológico Pascua hasta 1995; después tuvieron lugar en el Hospital General de México, primero en el auditorio Abraham Ayala González y posteriormente los primeros jueves del mes a las 4:00 de la tarde en el anexo de éste; más tarde en distintos locales: en el Auditorio 4 de la Unidad de Congresos del Centro Médico Siglo XXI, y desde el 2006 en el Hotel Crowne Plaza WTC.

Los miembros de la Sociedad han tenido la oportunidad de escuchar en las sesiones ordinarias exposiciones brillantes, tanto de dermatólogos mexicanos como de extranjeros; de oír discusiones entre León y Blanco y Braulio Sáenz sobre el Treponema del Mal del Pinto, trabajos sobre el tratamiento de la Sífilis con Penicilina, de Lepra, Micetomas, Lupus Eritematoso con Sulfonas y multitud de casos de dermatosis comunes así como de otras poco frecuentes.

En cumplimiento de uno de los fines de la SMDAC, en 1939 siendo su presidente el Dr. Fernando Latapí, se inician los cursos para graduados, dirigidos al médico general, los que sin interrupción se impartieron cada año hasta 1961. A partir de esa fecha tienen lugar cada dos años.

Organizados inicialmente por el Dr. Fernando Latapí, han tenido siempre una gran aceptación, porque se ha buscado cubrir temas de interés para el médico general, por ejemplo: Diagnósticos y tratamientos en Dermatología, la Micosis de la piel, la piel y la medicina general, los niños enfermos de la piel, ¿Qué hay de nuevo en Dermatología? , y actualidades dermatológicas.

La Sociedad ha ofrecido también cursos monográficos especiales, como el primer curso de Leprología para Médicos en 1941; el curso de Introducción a la Histopatología Cutánea Aplicada a la Clínica, que impartió en 1942 el Dr. Julio Bejarano; y un curso sobre Dermatosis Ocupacional que por invitación de la Sociedad ofreció el Dr. Louis Schwartz en 1946.

Menciono también el primer curso de Dermatología Tropical (para médicos norteamericanos) en 1945, que la Sociedad ofreció por sugerencia de los doctores Howard Fox de Nueva York y Lion Goldman de Cincinnati, en el que se trataron temas como Mal de Pinto, Sífilis, Lepra, Micosis Cutánea, Oncocercosis, Leishmaniasis, Linfogranuloma Venéreo, etc. Este curso incluyó una visita a la ciudad de Iguala en Guerrero con la presentación de casos de Pinto.

En 1948 hubo un segundo curso de Dermatología Tropical y una reunión cubano-mexicana de Dermatología, organizada por las sociedades de ambos países, a la que asistieron 20 Dermatólogos cubanos, entre ellos los profesores Vicente Pardo Castelló y Braulio Sáenz.

En 1955 la Pacific Dermatological Association, presidida entonces por el Prof. Maximiliano Obermayer, celebró su séptima reunión en la Ciudad de México y muchos de los miembros de nuestra Sociedad participaron en élla.

Es justo recordar en este momento, el cariño que el Dr. Obermayer tuvo por nuestro país y por los dermatólogos mexicanos; su interés en que los jóvenes tuvieran la oportunidad de viajar al extranjero a reforzar sus conocimientos, fin par alo que estableció la Beca Obermayer, que permitió a varios miembros de esta Sociedad cumplir este propósito, y a otros, asistir a la reunión anual de la Academia Americana de Dermatología (AAD).

Después de la muerte del Dr. Obermayer, el fondo destinado por él a ese fin se agotó, la Dra. Margaret Ann Storkan, también gran amiga de México, se hizo cargo del financiamiento de la Beca Storkan-Obermayer.

Sin poder asegurarlo con certeza, me parece que fue la Sociedad Mexicana de Dermatología, A.C. la primera que en nuestro país organizó jornadas en provincia, encaminadas a difundir los conocimientos sobre la especialidad. Hasta 1996 se habían realizado más de 50.

En 1961, para conmemorar el XXV aniversario de su fundación, la Sociedad organizó el Primer Congreso Mexicano de Dermatología, que tuvo lugar en la Ciudad de México del 30 de agosto al 2 de septiembre. Lo presidió, como era lógico, el Prof. Fernando Latapí y formaron parte de la directiva los doctores: Pedro LaValle como vicepresidente, Amado Saúl como secretario y Jorge Peniche como tesorero.

En la sesión de negocios de la Sociedad, que se efectuó al final de ese primer congreso, la asamblea acordó agregar a los estatutos el capítulo siguiente: “De los Congresos Mexicanos de Dermatología: Los Congresos Mexicanos de Dermatología se celebrarán cada dos años en diferentes ciudades del país”. “Será sede sólo la ciudad que tenga por lo menos 3 socios”. “Cada 8 años el Congreso será celebrado nuevamente en la Ciudad de México”.

Hasta ahora han tenido lugar 27 Congresos Nacionales, el V y el XVIII, en México D.F. y los demás en distintas ciudades del país. Habiéndose celebrado el último en 2016 en Mérida, Yucatán y está en organización el XXVIII en la ciudad de Querétaro.

En forma paralela, los miembros de nuestra Sociedad han participado en innumerables reuniones y congresos tanto en el país como en el extranjero.

La SMDAC, en muchos aspectos, tomó como modelo de organización a la Academia Nacional de Medicina. Ésta tenía un secretario perpetuo, el Dr. Don Alfonso Pruneda, por lo que en 1940 y a propuesta de Don Manuel Cañas, la Sociedad aceptó que el Dr. Fernando Latapí fuera nombrado Secretario Permanente, cargo que desempeñó el Maestro hasta su muerte, lo que en todo ese lapso, fue muy útil para la Sociedad, porque con ello se logró continuidad en los propósitos de actividad científica y honestidad profesional.

Esta visión, que considero compartimos la mayor parte de los discípulos del Dr. Latapí, no la tuvo un grupo específico de médicos a los que el Maestro incluso recibió generosamente en su Servicio, donde adquirieron conocimientos dermatológicos a su lado,  llegando a ser más tarde miembros de la Sociedad.

Sin embargo en 1952, al resultar electo presidente el Dr. Francisco Hernández Zurita q.e.p.d., se manifestaron en contra de la existencia de la Secretaría Perpetua, actitud que el Prof. Latapí calificó como “crisis de adolescencia”.

Al final, estas personas se retiraron de la Sociedad y formaron una agrupación propia.

En 1958 hubo una segunda crisis, en la que un pequeño número de socios intentó cambiar el rumbo original de la Sociedad, y al no lograrlo se retiró, uniéndose a los primeros disidentes. De esta segunda crisis la Sociedad salió decía Latapí: “Igualmente reforzada, depurada y con experiencia”.

Por un acuerdo tomado en sesión extraordinaria, y a sugerencia del Dr. José Barba Rubio, se modificaron los estatutos, considerándose únicamente las categorías de: Socios Activos, quienes viven en el territorio nacional. Socio Correspondientes quienes residen en el extranjero.

A octubre de 2013, la SMDAC cuenta con 350 socios activos, 56 socios correspondientes y 115 socios honorarios.

Un gran número de Socios Activos, tanto en el Distrito Federal como en provincia, han tenido un papel destacado dentro de nuestra especialidad: Son jefes de servicio de Dermatología en las principales instituciones de salud y son profesores de Dermatología en distintas universidades.

En la actualidad los jóvenes dermatólogos, que en los últimos años han ingresado a la SMDAC, por su capacidad intelectual, profesional y humana, significan una garantía para el futuro de nuestra querida agrupación.

Por último, y en relación a las palabras que el Maestro Fernando Latapí pronunció durante el I Congreso Mexicano de Dermatología: “La celebración de este aniversario no significa el descanso del guerrero, sólo el fin de la primera parte; las nuevas generaciones tienen la palabra, considero que esas generaciones y las actuales han trabajado de tal forma que ha habido solución de continuidad en la fructífera vida de nuestra Sociedad”.