Dermatitis Atópica

La dermatitis atópica es un padecimiento caracterizado por comezón intensa, piel enrojecida y sensible que fácilmente  se “abre” o se torna “llorosa”. Se desconoce su origen, generalmente inicia en la infancia temprana, aunque también puede presentarse en la edad adulta.

Esta enfermedad se produce por una alteración en la “barrera de grasa” que recubre nuestra piel. Frecuentemente afecta cara, cuello y zonas de flexión o pliegues. Su diagnóstico se realiza mediante examen físico e interrogatorio.

Puede complicarse con infecciones bacterianas. Su tratamiento requiere constancia, ya que este padecimiento se controla con aplicación de cremas emolientes y en algunos casos de antihistamínicos o inmunomoduladores.